Bienvenido al mundo Verdnatura.

Somos una empresa asentada en Valencia, Madrid y Holanda, dedicada a la venta y distribución de una amplia gama de verdes, flores naturales, plantas, artificial y todo tipo de complementos para su floristería. Ofrecemos venta directa al florista en nuestros puntos de venta y reparto a toda España mediante agencia 24/48 horas, o reparto propio. Valencia: Av. Espioca, 100 46.680 Silla 96 324 21 00 / Madrid: Montes de Toledo, 20 28.830 San Fdo de Henares 916 774 777 / Barcelona: Camí del Crist 33, 08340 Vilassar de Mar 607 562 391 / Francia: Marsella 0033 781 533 900 / Holland: Blomenveiling-Noord Aalsmeer /

viernes, 24 de octubre de 2014

Flores para el día de Todos los Santos

El Día de todos los Santos es una festividad que se celebra el 1 de noviembre donde se homenajea a los difuntos con ofrendas florales. Te mostramos cuales son las flores para el Día de Todos los Santos más habituales. 
En este día de fiesta donde se recuerda a los seres queridos que ya no están con nosotros. La tradición consiste en llevar flores a sus tumbas, como señal de recuerdo y nostalgia. Por este motivo, los camposantos tienen horarios especiales de apertura, para que todos los que deseen recordar a sus seres queridos puedan acudir a llevarles ramos o composiciones de flores.

El cristantemo, las flor más típica


La tradición manda utilizarla el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos. El crisantemo es una flor hermosa y agradecida, además de estar cargada de simbolismo. De origen asiático, pero plenamente extendido por todo el mundo, los crisantemos ofrecen numerosas variaciones aptas para todo el mundo. Sus inflorescencias son tan diversas que nos permiten elegir entre un gran surtido de colores y formas, perfectas para realizar ramos y arriates. 
Esta planta se caracteriza por ser resistente y muy fácil de cuidar. Aunque prefiere la luz del exterior, se deja mimar si la cultivamos dentro de casa. No necesita excesivos cuidados para conservar sus flores durante meses. La luz es fundamental para el correcto desarrollo de los crisantemos, pero sin utilizar una luz solar directa. Tanto el calor como el frío son enemigos de esta especie, por lo que necesita una temperatura intermedia. 
En verano, necesitaremos aumentar el riego, aunque el cepellón deberá estar siempre húmedo. No le gusta el encharcamiento, así que pulverizaremos las hojas (no las flores) con agua tibia para mantener las flores durante más tiempo y las cortaremos en cuanto se empiecen a marchitar. 

La rosa



Los rosales florecen continuamente durante todo el año desde primavera hasta principios de invierno, sobre todo en climas cálidos. La mayoría de las especies se cultivan para utilizarlas en decoración, aunque también para la elaboración de aceites esenciales, usos gastronómicos y medicinales.

Clavel


Variedades como las clavelinas tienen unas flores más pequeñas. Además las flores tienen una fragancia a clavel impresionante y unos colores muy intensos y vivos. Se utilizan tanto en jardines como en ramos de flores.

La Cala


Hoy en día podemos encontrar en el mercado distintas variedades de calas o lirios de agua, muchas de ellas fruto de la experimentación en botánica y floristería. Debido a la elegancia de su flor es muy demandado por los diseñadores florales. 
Fuente: hogarutil.com
Estas cuatro flores son solo una pequeña muestra del enorme catálogo que encontrarás en nuestra web




El significado de los cymbidiums

Hablar de orquídeas es hablar de una extensísima familia de flores y plantas que se extiende a lo largo y ancho del planeta, desde las regiones polares hasta el ecuador, aunque son mucho más abundantes en los trópicos. La diversidad de sus flores y tamaños es increíble. Entre los 25.000 miembros de está familia se pueden admirar las flores más bellas del planeta.

Criar orquídeas no es tarea fácil ya que difícilmente se dan fuera de su hábitat. Por eso se crearon los híbridos que, desde finales del siglo XIX dan a estancias y rincones un toque exótico y elegante.
La palabra orquídea tiene un origen singular y, al parecer menos poético y sublime que sus flores. Proviene del griego orchis, que significa testículo. El vocablo se encontró por primera en las obra del filósofo griego Teofrasto hacia el 375 AC y hace referencia a la forma del tubérculo doble que tienen las raíces de estas plantas. A lo mejor por ésto los griegos las utilizaban como afrodisiacos. Por su parte los chinos conocían y cultivaban estas plantas desde hace 1500 años. Tampoco eran ajenas sus propiedades a las culturas precolombinas de América Latina. Los aztecas utilizaban una de sus variedades, la vainilla, para aromatizar una bebida espesa hecha a base de cacao y que se destinaba a los nobles y a los guerreros conocida como xocoatl. ¿Os suena?.

Las orquídeas llegan a Europa de la mano de un botánico inglés, Charles Wager que hacia 1731 las trajo del Nuevo Mundo y las plantó en el Jardín botánico de Chelsea. Las flores desataron un interés sin igual en las clases acomodadas de la época que se pusieron a construir orquidearios como una obligación acorde con su estatus.
Para satisfacer el consumo de orquídeas raras y exóticas, durante muchos años los recolectores profesionales, en su mayoría de Francia e Inglaterra, se dedicaron a saquear sin misericordia los bosques americanos, poniendo a muchas especies en peligro de extinción. A principios del siglo XX, no obstante, la era de la denominada «orquideomanía» llegaba a su fin. El costo para calentar los invernaderos en los que se debían cultivar estas plantas era extremadamente alto y la carestía energética —agudizada por la primera guerra mundial— dificultó el mantenimiento de los orquidarios privados. Con la depresión de 1929, el cultivo de orquídeas a gran escala definitivamente pasó a manos de empresarios comerciales.


Regalando una orquídea, se trasmite un mensaje de belleza (hay quien dice que también de lujuria) hacia quien se ofrece, poniendo en evidencia la alta consideración y estima que ésa persona despierta, dado el elevado precio que estas flores tradicionalmente han tenido.
Hoy en día, afortunadamente, son más asequibles y se pueden regalar orquideas en múltiples ocasiones y siempre te harán quedar bien. Sigue, no obstante estas sugerencia para evitar malentendidos o para sacar el mejor partido a tu ofrenda:
Una orquídea morada es un buen detalle para un abogado, psiquiatra o clérigo.
Los tonos azules serán perfectos para transmitir un mensaje de paz y armonía. Una phalaenopsis en tonos azules será perfecta para calmar las aguas después de una tormenta con tu pareja.
Si quieres seducir a una mujer y decirlo abiertamente, no tienes mas que regalar orquídeas rosas.
Un detalle de elegancia será ofrecer un arreglo donde destaque una vara de Cymbidium en tonos verdes, símbolo de lo natural.

Si vas de boda, lo mejor será armarse de orquídeas blancas ya sea en el ramo de la novia, en el pelo de las invitadas o en las solapas de los smokings. Si la cosa dura, puedes celebrar tus 55 años de matrimonio con una “boda de orquídeas”. Éso es lo que hacen algunos.
Ojo con regalar orquídeas amarillas. Dice el manual que su significado mezcla el calor del amor con la picaresca del erotismo.
Y no digamos nada de las de color rojo, símbolo de pasión. Una orquídea roja podría interpretarse como una proposición erótica directa y sin preámbulos. Se puede decir más alto pero no mas claro.

 Fuente: http://blog.interflora.es/




lunes, 20 de octubre de 2014

Cinco bolsos florales en artificial

Hoy os mostramos cinco bolsos florales realizados por nuestro equipo de confección Artificial.

 Bolso 1









Bolso 2







Bolso 3






Bolso 4







Bolso 5




jueves, 16 de octubre de 2014

Un poco de inspiración: Anthurium Acro foto de www.anthurium.infopolis

El Anthurium Acrópolis es el anthurium con el blanco más puro. Utilizado por los más sibaritas para aquellos trabajos en los que se quiere transmitir la pureza que sólo el blanco puro puede transmitir.
A continuación os mostramos tres propuestas, de tres estilos diferentes. ¿Con cuál te quedas?


Verdes y pastel
 foto de www.anthurium.info


Blanco geométrico

 foto de www.anthurium.info


Fuego helado

 foto de www.anthurium.info

Cómo cuidar una phalenopsis


Nutrición 

Debido a su lento crecimiento, la Phalaenopsis no precisa fertilizante o sólo un poco. Si lo desea, puede aplicar un fertilizante líquido general una vez al mes.

Trasplante

No se recomienda trasplantar Phalaenopsis (ni orquídeas en general), salvo que ello sea necesario porque la maceta es demasiado pequeña. La nueva maceta deberá disponer de agujeros de drenaje, para eliminar el agua excesiva, y evitar así que se pudran las raíces. La orquídea prefiere una tierra aireada, razón por la que deberá evitar compactarla demasiado. En la mayoría de centros de jardinería se puede adquirir tierra especial para orquídeas.

Irrigación

Las orquídeas suelen recibir demasiada agua. Las raíces NUNCA deben reposar en agua. Si la orquídea se ha introducido en una maceta decorativa sin agujeros de drenaje, asegúrese de que la tierra no se encharque, ya que si se acumula demasiada agua, las raíces se morirán.
Deberá regar de la siguiente manera: saque la orquídea y su maceta original de la maceta decorativa, es decir, la planta deberá permanecer en la maceta original en la que se compró. Sumérjala en un recipiente con agua a temperatura ambiente, y déjela allí durante unos cinco a diez minutos. El recipiente no debe contener demasiado agua, la suficiente para cubrir, como máximo, tres cuartas partes de la maceta original. Dependiendo de la situación en su casa (temperatura y humedad), así como del tiempo exterior (mucho o poco sol), la planta se deberá sumergir con una frecuencia mayor o menor que una vez a la semana. Una indicación que ayuda a determinar las necesidades de riego de la planta, es su peso, cuanto menor, tanto más seca estará. Con el paso del tiempo, aprenderá a evaluar mejor esta necesidad.

Nueva floración


Tras la floración, deberá podar el tallo por encima del segundo nudo contando desde abajo. El nudo es una parte más gruesa del tallo, que se reconoce fácilmente, y del que pueden surgir nuevos tallos. Debajo de cada hoja, también se puede desarrollar un tallo, que más tarde también florecerá. Para que la planta florezca con mayor frecuencia, dichos tallos también se deberán podar, tras su floración, por encima del segundo nudo. Si la Phalaenopsis no vuelve a florecer, intente colocar la planta durante unos meses en un lugar (luminoso) más fresco (entre 15 y 16 grados centígrados), puesto que ello favorece la formación de botones florales. Al ser una planta tropical, la Phalaenopsis no está acostumbrada a temperaturas inferiores a los 17 y 18 grados. Al ser expuesta a dichas temperaturas más frescas, la planta reacciona como si fuese a morir, desarrollando un tallo para garantizar una siguiente generación. Para ello, es imprescindible que la planta esté colocada en un lugar luminoso. Durante este tratamiento en frío, deberá irrigar menos la planta. Cuando aparezca un tallo, podrá volver a colocar la planta en su lugar original.
Fuente: www.bohemianorchids.eu